Blogia
comerenmurcia

Playeros

El Venezuela

El Venezuela

El Caldero (I)

La controversia acerca de dónde sirven el mejor arroz caldero de Murcia probablemente sea eternamente irresoluta. Y es, en cierto modo buena, pues anima el cotarro gastronómico y las discusiones arrociles, estivales sobre todo.

Si bien, nadie puede discutirle al Venezuela ser referencia obligada en cuanto a la antigua receta costera. De ahí que se pueda titular ‘El Caldero’, así, en mayúsculas, pues en sus fogones se prepara El Caldero por antonomasia de la orilla norte del Mar Menor.

El punto exacto de la cocción que debe tener el grano en un caldero, la cantidad justa de caldo remanente, los sabores de las ñoras y ajos que asaltan al paladar recordándole viejos guisos marineros y que dan el maridaje perfecto al mújol, la dorada y la morralla que engendran el caldo… Son las características que debe lucir un rotundo caldero y que el Venezuela las firma.

No es sólo esa virtud (que por sí sola ya valdría) la que guarda El Restaurante Venezuela. Bordan otros tipos de arroz con frutos del mar. Y la dorada a la sal es marca de la casa. Sólo el hecho de ‘marisquear’ en la barra sin intención de dar paso más allá merece la pena.

Y es que, asomarse al bucólico expositor de pescados y mariscos da la impresión al visitante de encontrarse en una prolongación de la cercana lonja de Lo Pagán y de oír aún los ecos de la subasta. Y cae fácilmente el comensal en la tentación de iniciar un prólogo del caldero con los magníficos salazones, langostinos de la sabrosa laguna o unas resultonas almejas a la marinera. ‘Introito’ peligroso si de gozar el caldero en toda su extensión se trata, y es que reservar apetito para la tierna carne del mújol que se sirve tras el arroz debería ser de obligado cumplimiento.

Pero si bien acaba lo que bien empieza, fundamental es aguantar el último ‘arreón’ y dejarse llevar aconsejados hasta la tarta casera de turrón, de la que dicen es la auténtica causante del retorno de muchos.

El precio del homenaje no aparenta ser barato pero si valoramos la relación calidad – precio resulta inapelable. Más, cuando se recibe el trato amigable pero educado de una plantilla de profesionales de toda la vida, de los que quedan pocos en el sector, que da pie a esas cosas tan sólo posibles en este rincón de España como que te acomoden un calderito llegando pasadas las cuatro de la tarde.


FICHA

Restaurante Venezuela: paseo marítimo de Lo Pagán. Lo Pagán, San Pedro del Pinatar (Murcia). 968 18 15 15. Categoría: Restaurante, marisquería. Permitido fumar. Reservados. Cubierto X Pax: 35/40 €. Aseos: Bien. Servicio: Excelente. Recomendaciones: Caldero y arroz ciego de pescado y marisco. Mariscos y pescados frescos. Tarta de turrón.

Puntuación Total (0/5): * * * *

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Escuela de Pieter

Escuela de Pieter

Es donde mejor he comido este verano, con diferencia. La Escuela de Pieter ha conseguido mantener el nivel, después de apostar por la calidad, tras muchos años de chiringuitear, y le ha salido bien. En un entorno único, aún libre de aglomeraciones y tráfico, a apenas cinco metros del Mar Menor, y con preciosas playas de arena fina y aguas transparentes en el Mar Mayor a pocos metros, La Escuela de Pieter ofrece una comida que es imposible no se alargue hasta bien entrada la tarde. La playa, el sol, el vientecito de leveche, son esenciales, pero la limpieza y el estilo del Restaurante completan un lugar único. Amplio, con buenas sombras, palmeras, y con la facilidad de llegar en barco desde cualquier punto del Mar Menor, La Escuela de Pieter es referencia obligada en La Manga, y merece la pena llegar en el coche hasta Veneziola para disfrutar de las playas más vacías de la Costa Cálida, y de aguas más limpias, antes de comer en la playa de Pieter. 

Visto que el lugar ya es en sí espectacular, ya sea para comer, o para cenar, con todas las luces del Mar Menor a tus pies en la playa, pasemos a hablar de la comida. La carta es amplia. Quizás demasiado amplia, pero en un lugar turístico, se puede perdonar. Es muy recomendable pedir el compendium de gambas y cangrejo al ajillo de entrante, espectacular, como espectacular está siempre el ajo que sirven con una buena bandeja de pan variado, con caña en copa de balón, que hace la espera muy agradable. Los dos últimos años el caldero se ha afianzado, para mi humilde gusto, como el plato estrella de Pieter. Justo de caldo, con sabor fuerte, y no pesado, y con el ligero recuerdo a pescado hervido en cada arremetida.  Pero pueden probar cualquier pescado, la lubina a la espalda, merece la pena, igual que las carnes, sobre todo los miércoles y sábados por la noche. Pieter organiza unas barbacoas-buffet que son de rechupete. Por unos 40 euros uno puede comer lo que quiera de una mesa central a la que no dejan de surtir de buenas carnes. Con las antorchas, la playa, las palmeras y el mar, la velada en buena compañía es de las de órdago.  

Postres caseros, que no destacan, pero valen, y son lo de menos después de comer bien. Lo más recomendable es un café con hielo y un suave Gin Tónic a la brisa de la tarde, con buena conversación, lento y pausado, antes de que la cuenta nos devuelva al mundo. Porque Pieter es algo caro, pero merece la pena. No lo duden, y reserven un día de septiembre, que es un mes especial para disfrutar del encanto de La Manga. Vale. 

FICHA

Escuela de Pieter : 968 43 70 59Urb. Veneziola (Gran Vía de La Manga 2Km pasado El Estacio)Categoría: Restaurante. Permitido Fumar. Cubierto X Pax.: 35 / 40 €. Mesas: Todo exterior. Aseos: Bien. Servicio: Bien. Presentación y calidad productos: Bien. Entorno: Excelente. Recomendaciones: Caldero, arroces, gambas y cangrejo al ajillo, lubina.

(*): (Muy Mal, Mal, Regular, Bien, Muy Bien, Excelente)

Puntuación Total (0/5): * * *

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres